jueves, 25 de septiembre de 2008

La Valija: una de Maxwell Smart



La primera declaración del testigo protegido por el gobierno usamericano y requerido de extradición por la justicia argentina Guido Antonini Wilson en el juicio que se lleva adelante en Miami, llevada adelante ayer, ha merecido un lúcido análisis por parte del periodista Raúl Kollmann en Página 12 (ver aquí).


Antes del arranque de tales declaraciones y obviamente sin conocerlas, a mi se me ocurrieron algunas reflexiones que modestamente van en el mismo sentido de las dudas que todo este caso generan. Aqui están:





La lluvia de imputaciones vertidas desde Miami en “el caso de la valija”, funciona como maná del cielo para el gobierno de Estados Unidos por un lado, y para los opositores tanto de Hugo Chávez como de Cristina Kirchner.
El seguimiento diario de la historia, por lo menos por estas pampas, permite a una manipulada audiencia, ir dando por verdades algunas afirmaciones que no pasan de eso.
Por ello hasta hoy los grandes medios dan por cierto que los 800 mil dólares de la valija eran para financiar la campaña electoral de Cristina. A partir de ahí, piedra libre para cualquier tipo de conjeturas, que por libre asociación permite mezclar coimas, negocios petroleros, blanqueo de dinero, drogas, otras valijas millonarias etc., aunque algunas hipótesis sean contradictorias con las demás.
Veamos un breve racconto de los sucesos:
1. En agosto del año pasado un avión rentado por Enarsa, en el que viajaban desde Caracas el presidente de esa compañía y el entonces titular de OCCOVI, Claudio Uberti, en compañía de ciudadanos venezolanos arribó en horas de la madrugada a Ezeiza. En un control de rutina de la Policía Aeroportuaria se descubrieron 800 mil dólares en una valija que el pasajero de cortesía venezolano Guido Alejandro Antonini Wilson (aquí) dijo que era de él. El dinero se incautó, y se inició un sumario contravencional contra el portador.
2. Dos días después, y sin hacer ningún esfuerzo por reclamar los dólares, ni aclarar el origen de los mismos, Antonini Wilson se fue del país. Viajó a Miami, donde reside habitualmente (tiene doble nacionalidad, venezolana y estadounidense).
3. En Argentina la investigación pasó del ámbito correccional al penal económico, quedando a cargo de la jueza Marta Lovatti. La causa fue recalificada como contrabando y lavado de dinero, y se pidió a la justicia usamericana la extradición de Antonini. Además el juez federal Ballesteros inició una investigación para determinar si algún funcionario argentino había cometido delito en ese episodio. Adicionalmente y en pocos días la situación hizo rodar las cabezas de Uberti y en Venezuela del presidente de la petrolera estatal PDVSA, cuyo hijo también viajó en el malhadado vuelo.
4. Mientras la justicia americana no resolvía sobre el pedido argentino, pese a la vigencia de un tratado bilateral en materia de extradiciones, Antonini Wilson se hacía asesorar por el abogado penalista argentino Guillermo Ledesma. Según manifestó este, nada se discutió entonces sobre el origen del dinero.
5. En diciembre fueron detenidas en Miami 4 personas, 3 venezolanos y un uruguayo, y acusados de haber pretendido extorsionar a un ciudadano estadounidense (Antonini) y de desarrollar actividades secretas a favor del gobierno venezolano en territorio yanqui. La trama de la historia lució irreal desde el primer momento, tal como lo señalara el propio diario La Nación (ver aquí), que también hablaba de "evidencias concretas" matizando lo anterior.





6. Días después de lo anterior, el Departamento de Justicia usamericano informó que uno de los venezolanos detenidos afirmaba que el dinero estaba destinado a la campaña presidencial de Cristina. Por otra parte señaló que los detenidos habían tomado contacto con Antonini para presionarlo amenazando la vida de sus hijos, para que no contara nada de eso, y que en esas circunstancias habína sido grabados.
7. Mientras no se respondían los exhortos judiciales argentinos pidiendo la extradición del venezolano, el Gobierno imperial hacía saber que este no era sospechoso sino “testigo protegido”. En tales circunstancias, las posibilidades de una extradición pasaban a ser ilusorias.
8. Lo de este año, con las audiencias preliminares y la iniciación del juicio está cercano, supongo, en la memoria de todos los interesados en el caso.

Algunas preguntas y reflexiones:
Antonini siempre sindicó a Uberti como el responsable de la valija. Incluso dijo recientemente que cuando a él lo pararon en el control de Aduanas, Uberti le hizo un gesto como de “lo lamento” y luego se fue. Siendo así, ¿Cómo sabía el venezolano qué había en la valija y que destino tenía?
Los “apretadores” venezolanos detenidos en Miami eran agentes de Caracas. Pese a ese caracter profesional y estando Antonini bajo investigación del FBI lo abordan sin tomar mayores precauciones, siendo grabados y “pescados” en acción.
Le dicen que el dinero de la valija era para la campaña de Cristina (aquí)y lo amenazan para que no lo revele. Repito: le dicen algo que él no sabe y después lo amenazan para que no lo diga. ¿Para que se lo dicen entonces?





La conexión entre la valija y la campaña electoral nació de un periodista fantasma cuya existencia no ha sido comprobada y que escribió una nota en una revista opositora venezolana (aquí), levantada luego en Miami por el Miami Herald. Hasta ahí ni a nuestra única dirigente política en comunicación con el Altísimo le había sido dado advertir tal detalle.
La sola manifestación de unos imputados de un delito declarando que el dinero era para la campaña K, resulta suficiente para que el Departamento de Justicia yanqui emita un comunicado informando tal cosa a la prensa. ¿Asepsia judicial o intencionalidad política?
¿Es creíble Antonini Wilson como agente venezolano? Ciudadano estadounidense, residente en Miami, con una investigación judicial en puerta en Argentina se va a Estados Unidos e interrogado por alguna agencia estatal se pone a colaborar con ella, y da una versión de los hechos, real o mentirosa pero sin duda funcional a Estados Unidos en diciembre y ahora. En diciembre cuando la tirantez entre Venezuela y Argentina por un lado y el aliado sudamericano de Bush, Colombia, en el marco de la misión humanitaria para intentar rescatar a los secuestrados por las FARC. Y ahora, en momentos en los que la ingerencia yanqui en cuestiones latinoamericanas llega a un punto de estallido.
Concretamente la justicia usamericana analiza hechos ocurridos en Argentina y Venezuela en los que, por lo menos formalmente, no ha habido participación de intereses o de personas vinculados con aquel país. Juzgamiento que con los ropajes de lo judicial puede esconder la clara intencionalidad política de debilitar a gobiernos que desde distintos lugares de nuestro subcontinente resisten los designios de la política imperial. Al fin y al cabo la independencia de los fiscales en ese país respecto del poder político ha estado cuestionada durante la actual administración Bush y fue uno de los aspectos mas cuestionados de la gestión del anterior Fiscal General Albert Gonzales, ex abogado de Bush, panegirista de "interrogatorios especiales" a los sospechosos de terrorismo y finalmente deshauciado tras despedir por razones políticas a varios fiscales (aquí). Razones que a parte de la oposición argentina, irresistiblemente colonizada, no le impiden tomar como cierto cualquier cosa que venga del Norte.





Es probable que con semejante carga de intereses políticos, la verdad no se sepa nunca. Tampoco habría que descartar, sin embargo, algún resquebrajamiento de una trama no muy cuidadosamente sustentada: ya uno de los testigos de la fiscalía que admitió que mintió.





Por otra parte, y en razón de lo que se juzga es la presunta actividad en territorio yanqui de agentes extranjeros, el fallo de culpabilidad o inocencia no se pronunciará sobre el origen ni el objetivo de los dólares de la valija, pese a lo cual escucharemos rotundas manifestaciones opositoras que utilizarán la causa para contarnos que allí se probó algo de todo ello.





Para espíritus crédulos y para manipuladores de la opinión pública el caso sin pruebas será suficiente prueba de lo que quieran creer y hacer creer.











5 comentarios:

Igrac komarac (El mosquito bailarín) dijo...

No me extrañaría para nada que ahora resulte que parte de los dólares los mandaba Mahmud Ahmadinejad para solventar parte del "Tren bala". Este realto me hacia acordar a la imágen típica de toda peli pedorra donde el malo antes de matar al muchacho de la pelicula le cuenta todo el plan para dominar el mundo y donde se encuentre el botón para detener la méquina que va a "dominarelmundolibre".

Mirko y su mosquito bailarín dijo...

Ayer oí por la tele en el canal "independiente de la CNN" que no se que organismo yanqui consideraba a Eritrea y Venezuela los peores paises del mundo para invertir, no se pero me parece que muy imparciales no son los pibes. Que contentos se deben de haber puesto los Ministros de Economía de Haití, Burkina Faso, y Myanmar!!!!

guille dijo...

Es mas surrealista todavia lo de los
4,2 palos ,no 5 no ,6 palos .falta el martillero diciendo "quien da mas"

ariel magirena dijo...

te paso un articulo que escribi en los primeros dias de la "operacion basural" que fue difundido en venezuela. tiene meses, pero la mentira sigue sin caer. un abrazo
ariel.

La lupa sobre aspectos publicados del escándalo de la valija revela el ”operativo basural” que denunció la Presidente de Argentina.


La boca del ganso
Por Ariel Magirena
.



En la Capital argentina una adivinanza retórica pregunta: Cómo se oculta un elefante en la calle Florida? La respuesta es: entre otros elefantes.
El caso de la valija con casi 800 mil dólares que el empresario estadounidense de origen venezolano Guido “Alex” o “el gordo” Antonini Wilson entró sin declarar a la Argentina es una gran oferta de especulaciones que busca distraer puntos sustanciales para la resolución de los hechos. Para comprenderlos se hace obligatorio contextualizar. Por empezar, la especie sobre el presunto destino del dinero –la campaña electoral de Cristina K- se publica a 48 horas de la asunción de la flamante presidenta y de su discurso inaugural en el que ratificó la voluntad argentina en relación con la unidad política regional. Fue también a las 72 horas de la suscripción del acuerdo de la creación del Banco del Sur. Sorprendentemente los mas lúcidos y prestigiosos periodistas y analistas de la coyuntura omiten cuestiones fosforescentes.

1- Porqué un agente de la justicia (uno de los poderes del gobierno republicano de estados unidos) y otro del boureau de investigaciones federales (el FBI, dependiente del ejecutivo de EUA) revelan información de una investigación secreta en concurso de investigación judicial?

2- Porqué se difunde esta especie que proviene de la boca de un declarante sospechoso, antes de ningún juicio y sin cotejo ninguno de la versión?

3- Porqué se difunde esta versión si no está dentro del objeto de la investigación y por el contrario la desvía y distrae.

4- Porqué la declaración oficial del Gobierno de los EUA, a través de su embajada en la Argentina (que enmarca la versión en un hecho policial, desacreditando las especulaciones políticas) no tuvieron el mismo espacio en la prensa que la sospecha improbada?

5-Del mismo modo. Porqué es mínima la mención de que fue precisamente el gobierno argentino -el mismo presunto beneficiario de los fondos- el que detectó, denunció y elevó a la justicia el ingreso de los billetes?

6- Porqué la Justicia estadounidense se negó a la extradición para que Antonini Wilson fuese procesado en Argentina, y oportunamente comienza una causa sobre presunto accionar de espías en suelo de Miami para la que lo recluta como agente encubierto?





7-Porqué esa causa deriva en un escándalo político que involucra al nuevo gobierno argentino mientras pone a los estados unidos en el papel de vigía moral allí donde no tiene jurisdicción para juzgar.

8-Porqué a nadie llama la atención que el empresario norteamericano de origen venezolano ingresara a la Argentina con pasaporte de Venezuela pero saliera con el de Estados Unidos.

9- Porqué la prensa liberal asume que Antonini Wilson fue en esta ocasión y en ninguna otra, agente encubierto del gobierno estadounidense para grabar sendas entrevistas con otros empresarios también norteamericanos de origen venezolano (y amigos de su infancia) y de otro también norteamericano pero de origen uruguayo.

10- Porqué, si Antonini Wilson fue correo para el traslado de dinero para la campaña de cristina k, un presunto agente venezolano tuvo que decírselo a posteriori, en Miami y tan oportunamente ante micrófonos?

11-Porqué la prensa, como la oposición en argentina, elige hacer foco en la hipótesis de la financiación ilegal de la campaña de Cristina K y abandonar las de lavado de dinero o del posible destino de soborno para facilitar negocios en argentina, de igual gravedad y trascendencia.

12- Porqué creer en la versión de los servicios de inteligencia del país con la mayor y mas escandalosa tradición de elaborar campañas sobre mentiras para justificar su política exterior?

Los hechos en buenos aires

Alex “el gordo” Antonini Wilson es un magnate nacido en un barrio bajo de Venezuela pero que reside desde hace décadas en Estados Unidos, donde también vive su familia, incluida la influyente ex jueza de Georgia, Carolina Antonini. El “gordo” hace negocios con la petrolera estatal PDVSA a través de VENOCO, una empresa de lubricantes que también tiene sede en Estados Unidos. Un negocio legal en el marco del sistema capitalista. Esta relación de familiaridad y de confianza le permitió no ser un sospechoso al subir como invitado ocasional- por su pedido al hijo del vicepresidente de PDVSA- al charter que el 4 de agosto aterrizó en el aeroparque porteño procedente del Maiquetía de Caracas. Ningún funcionario, venezolano o argentino, de los que volaron con él, intentó impedir el control de su equipaje, y fue un control de rutina el que descubrió la valija con 790.550 dólares. Una especie documentada sugiere que el control se hizo a raíz de una información de inteligencia que advertía sobre la posibilidad del ingreso ilegal de divisas. Retenido el dinero Antonini quedó en libertad, que es lo que corresponde cuando la infracción a la ley de equipajes, que era la imputación en ese momento. En este marco, en modo urgente y en pocas horas abandona Buenos Aires con escala en Montevideo y destino Miami con su pasaporte estadounidense, merced a que su identidad venezolana era convocada por la justicia argentina y hubiera impedido su salida.





Los hechos en Miami


En tanto se sustancia la investigación, ya bajo el marco de un posible delito federal, en la Argentina la justicia reclamó su extradición que fue negada por Estados Unidos. Para consumar la negativa el agente especial del FBI Michael Lasiewicki, un anticomunista inmigrado de Polonia que desde 2004 revista en la fuerza y desde hace poco realiza en Miami investigaciones en torno de posibles infracciones al articulo 18 del código estadounidense (que prohíbe el trabajo de espías extranjeros en EUA que no se registren oficialmente -sic-), puso su mira en “el gordo” y lo utilizó como cebo para traicionar a su socio y compadre Frankie Durand (también conocido intermediario en el negocio de las armas), Carlos Kauffmann (socio de ambos en VENOCO y el fondo buitre Foxdelta) el abogado Moisés Maionica y Antonio Canchica Gómez (acusado de pertenecer a la inteligencia venezolana y profugo por estas horas), además del ingeniero uruguayo Rodolfo Wanseele (todos ciudadanos del país del norte y tan extranjeros como el propio Lasiewicki). De las entrevistas con ellos surge la grabación en la que Durand afirma que los 800 mil dólares eran para financiar la campaña de Cristina K. Una declaración que, de no tener otro sustento probatorio, es a todas luces rechazable en cualquier juicio de cualquier país de occidente (a excepción, claro está, de los Estados Unidos, cuando está relacionado con casos de terrorismo -que no es este-) por el simple argumento constitucional de la presunción de inocencia. A su decir, en las mismas grabaciones se escucha que si Antonini Wilson asume como propios los fondos será respaldado y recompensado por PDVSA, y de lo contrario correrán riesgos él y su familia. (Como si se tratara de un guión cinematográfico los actores cuentan al micrófono los hechos, y enteran al actor principal de lo que él mismo hizo).
En este mismo tramado sospechoso aparece el abogado argentino Guillermo Ledesma, contratado por el bufete Di Vénere-Maionica-Rossini-Jelambi-Balestrini & Ribeiro (que opera en Caracas y Miami) para asesorar a Antonini con el fin de evitar su extradición a Buenos Aires y solicitar el levantamiento de la orden de captura internacional que le impuso la justicia argentina.


La operación basural

Objetivamente la posibilidad de manchar con sospechas al nuevo gobierno argentino implica, si no una forma mediática de intentar un golpe de estado, lo que en la Argentina futbolera llamamos marcar la cancha. En los potreros significa trazar el límite dentro del cual se puede desarrollar el juego. Una señal que sólo puede responder a los intereses del capitalismo central y su gerente, Estados Unidos - además de sus socios locales- sobre todo en el marco de la unidad regional que avanza y se consolida. La maniobra es oportuna también en relación con Venezuela buscando golpear al presidente Hugo Chávez a pocos días de que su propuesta de reforma constitucional fuese rechazada por ínfimo margen en el plebiscito.





La posibilidad de esta operación es tan creíble que tuvo como primera repercusión la solidaridad de los socios regionales de la argentina, destacando a Uruguay con el que pesa el diferendo en relación con la papelera en el río de frontera. Dentro del país también sirvió para argumentos de la derecha neoliberal (de la que la Coalición Cívica se convirtió en principal exponente) y de la izquierda conservadora (incluido el Polo Obrero, uno de los grupos piqueteros mas mediáticos). En sus voces hechos anecdóticos se vuelven sospechosos. La prensa local reprodujo en tono de denuncia la declaración testimonial de una ex secretaria del ex director del órgano de control de concesiones viales Claudio Uberti sobre la presunta presencia de Antonini en la casa de gobierno horas antes de su huida. Aunque la desmentida oficial fue contundente en el sentido de presentar los registros de visita de personas en ese día donde no figura el nombre del sospechoso, vale la pena recordar el ingreso en actos públicos de otros no invitados, como la polémica esposa del mayor retirado Pedro Mercado devenida en vocera del fascismo local , Cecilia Pando. De lo que, a lo sumo, esto puede hablar es de la manifiesta audacia de este tipo de personajes.


La ruta del dinero

El 2008 abrirá con una extensión del pedido argentino de extradición para que Wshington envíe al magnate prófugo a Buenos Aires. Mas allá de la insistencia de la prensa intencionada y la oposición al gobierno argentino la fiscalia de Miami descarta por estas horas que el destino de la valija fuera le campaña de Cristina K, mientras la justicia argentina, en la fiscal María Luz Rivas, incluye, por fin, hipótesis mas sensatas aunque mas preocupantes, basadas en los antecedentes del “gordo”: la de la corrupción en sectores del Estado argentino, y la del destino del dinero para "el tráfico de armas o compra de tecnología militar ultrasofisticada, o de bonos argentinos". Esto último lo comparten los investigadores estadounidenses.

Verboamérica dijo...

CARPE:
Después leete lo que escribí del otro valijazo de Clarinete.
Saludos,