martes, 30 de septiembre de 2008

Volver a los Noventa


¿Como eran los Noventa?. Los que eran muy chicos y no los registraron necesitan que se lo cuenten. Claro, también los que están muy viejitos y por ahí se olvidan de las cosas y peor, los que son muy pelotudos y no se dieron cuenta de los que pasó. De estos evidentemente hay demasiados.


Pero volvamos a los mas jóvenes: les bastará fijarse lo que pasa en la Ciudad de Buenos Aires, y sí, así eran. Porque el neomenemismo está gobernando la capital de la República y no está haciendo otra cosa que lo que era de esperar, un remedo de aquellos años.

La decisión de Mauricio Macri de disponer la no renovación de los contratos de los hombres mayores de 65 y las mujeres de mas de 60 años (ver aquí) afecta a un número relativamente reducido de trabajadores. Es probable que en los próximos días haya agitación con este tema, pero es también probable que con el tiempo esa agitación se apague: SUTECBA ya ha dado pruebas desde el inicio de esta gestión de su escasa combatividad, por decir poco. Los contratados veteranos no son una masa aportante y el difícil que gente de esa franja etaria le de vuelta la ciudad al macrismo. La oposición no tiene el número de legisladores para frenar esta medida.


Pero hay otro elemento para tener en cuenta, y que seguramente fue tenida en cuenta por los que tomaron la decisión: esto está en línea con lo que quiere el votante típico de Macri. Cualquier medida que se tome contra laburantes públicos será bienvenida (para confirmarlo, dénse una vuelta por los comentarios de los lectores de Lanata). Así personas que son víctimas de la precarización laboral provocada por el Estado (y esto lo hacen todas las Provincias y la Nación), y que prestan servicio durante años con contratos que encubren su relación laboral, sin aportes mas que el monotributo a su cargo, sin obra social, sin vacaciones y sin licencia por enfermedad, son víctimas de una decisión programática que los saca del mercado laboral a la edad en la que mas difícil les va a ser reinsertarse. Y con el aplauso de la tribuna adicta, para la que cualquier empleado público es un vago.


Bueno, así eran los Noventa. Menem tuvo claro que hacer, y comprobó que cuando destruía empleo sólo se resistían y luchaban los directamente afectados. Así que si primero se cargaba a los ferroviarios, después a los petroleros, luego a los aeronáuticos, mas adelante a los telefónicos, el resto de la sociedad miraba y seguramente consideraba que eso era un problema de esos tipos que "no quieren laburar y quieren todo de arriba".


La diferencia con los Noventa es que ahora sabemos como termina esta historia: sabemos que tarde o temprano ser gobernados por gente que exhiben tan olímpico desprecio por los sectores mas débiles de la sociedad profundiza las fisuras (rajaduras a esta altura) que tiene el entramado social, y eso genera daños no solo a los directamente afectados sino a todos, incluídos por supuesto los que lo votaron pero que no pertenecen al reducido círculo de privilegio de esta ciudad atendida por sus propios dueños.





5 comentarios:

Eva Row dijo...

En el edificio donde trabajo los consorcistas no tienen plata para pagar expensas, el Instituto para la Vivienda le había otorgado un crédito para refaccionar a nuevo la casa a pagar en 30 años sin intereses a $30 por vecino. Todos votaron a Macri. Las obras se pararon justo antes de empezar. Ahora los idiotas dicen que es porque Cristina no le da la plata.

Carpe Diem dijo...

Quizás podrías señalarles que los fondos del Instituto de la Vivienda de la Ciudad no están atados a ningún recurso extraordinario ni crédito que la Nación deba otorgar o autorizar a la Ciudad. Que el IVC siempre se manejó con recursos propios y que como no hay noticias de que la Ciudad esté recaudando menos si no les dan el crédito deben buscar en razones programáticas, en decisiones políticas de Macri para encontrar la razón.

Igrac komarac (El mosquito bailarín) dijo...

Exacto y luego de una década de "dominación mora" el entramado social quedó tan hecho percha, con tanta gente al costado del camino, fuera de la autopista menemista que sus hijos fueron víctimas de la desocupación, la miseria y se volcaron en la única salida que les quedaba o la droga o la delincuencia y sus padres fueron los causantes de los retrasos en los ferrocarrilles por " accidentes fatales".

Igrac komarac (El mosquito bailarín) dijo...

Cambiando de tema con respecto a lo que está pasando en Wall Street, parece que después del "lunes negro" se viene un martes, miercoles, jueves y así sucesivamente todos negros. JUASSSSSSSSSSSSSSSSSS®!!!!!

Eduardo dijo...

En consonancia con el tema de otro blog y el tuyo,la "gente" seguirá apòyando a Mauri y al lock out rural.Las encuestas que condenan mayoritariamente la nueva ofensiva de los sres feudales,son poco creíbles.EN la calle,en el ámbito laboral, el apriete de los 4 ,se valora como la única vía contundente para cambiar ,no de rumbo solamente,sino de caras ..Con teflonazo inclusive.
En la historia DE LA ÉPOCA QUEDARÁ GRABADO el gran triunfo de los medios afines y socios de la restauración oligárquica.No temamos usar estos términos jauretcheanos.Ya no caben eufemismos..
gracias...