jueves, 11 de septiembre de 2008

Viajando a presión



A través de uno de los lisérgicos carteles publicitarios que engalanan los colectivos porteños, nos encontramos con un argumento en su batalla contra los taxistas por la plena soberanía colectiveril en los carriles exclusivos.

Como indica la foto que ilustra este post, la solución es que los porteños viajemos como sardinas. En un cálculo en el que habrían recibido el asesoramiento de La Campagnola, sugieren que hacinar a 72 personas en el transporte público dará respuestas para que viajemos rápida y seguramente. La cuentita respira mala leche, por otra parte: es que si la discusión es con los taxis y no con los automovilistas en general, podría calcularse (para seguir comprimiendo usuarios) que en un auto viajan 4 pasajeros; multiplicados por 60 autos da 240, lo que ya no suena tan elitista.

Y en cuanto a lo del cuidado del medio ambiente, mas allá de que eso es tópico común de cualquier reflexión con pretensión de corrección política, convengamos en que no parece la FATAP , remolona a la hora de evitar que sus colosos despidan nubes tóxicas por los caños de escape, la mas indicada para encargarse de la defensa de la pureza ambiental.

1 comentario:

MONA dijo...

...es que los argentinos nos peleamos por todo... no somos capaces de construir en conjunto... ni de pensar más allá de nuestros intereses particulares...
Salu2