sábado, 20 de diciembre de 2008

La lucha la erotiza...






Por ahí uno se tienta a ser irónico, a comentar en tono de chacota declaraciones que moverían primariamente a la risa si uno fuera un observador lejano, sin compromiso alguno con el destino argentino. Como nos pasaría a nosotros leyendo un cable que nos cuenta que los gemelos polacos, ultraconservadores, llegaron al poder en su país luego de hacerse populares de chicos apareciendo en una película. O acerca de los príncipes de Brunei y su gusto por las esclavas sexuales europeas. Algo lejano, en fin, que motiva un comentario al pasar, y a otra cosa. Al fin estamos tan lejos y conocemos tan poco esas realidades, y aunque es válido aquello de "nada de lo humano me es ajeno", la realidad indica que valoramos de distinto modo los estropicios si son lejanos o si su impacto nos salpica.



Pero aquí no podemos alegar lejanía ni indiferencia. Y difícilmente pueda uno mantener la sonrisa a poco que piense que estas declaraciones fueron hechas por quién es, técnicamente y hasta que no se demuestre lo contrario, la principal referente de la oposición, en cuanto fue la segunda candidata mas votada a la Presidencia de la Nación, el año pasado.



Si, es cierto. Si uno lee a Elisa Carrió diciendo que "la batalla me erotiza", es probable que tengas el reflejo autodefensivo de reirse. Al fin, toda vinculación con lo erótico y esta mujer resulta tan difícil que uno piensa que es un asunto privado de ella, pero que en homenaje a nuestra salud estomacal debería cuidarse de difundir.



Pero cuando uno sigue leyendo y descubre que dijo que sería divino que Cristina Kirchner quedara viuda, la sonrisa se congela. Mas allá de que Carrió hace de la irresponsabilidad cívica un compromiso militante, hay cosas que superan la capacidad de asombro. Al final, lo dijo hace un par de días y la reacción pública ha sido casi nula. La posibilidad mala sería un estado de anestesia general, en el que alguien a quién la sociedad puso en un estadío de responsabilidad, sino funcional, por lo menos moral, pueda decir cualquier cosa sin que a nadie se le mueva un pelo. La buena sería que a nadie se le mueve un pelo precisamente porque lo dijo Elisa Carrió quién a fuerza de palabras va logrando, en términos políticos, "cavar su propia lápida" (Menem dixit). Claro que sería interesante imaginar que construcción hubieran hecho los grandes medios si cualquier figura del oficialismo hubiera insinuado la conveniencia del deceso de Elisa Carrió.



Carrió dijo todo esto, no desparramada en el diván de su analista, sino ante una audiencia calificada (y en algún sentido, incalificable): los miembros del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas los que, entre risas y aplausos, y sin pruritos republicanos, festejaron las barbaridades de su invitada.



El final incluyó un asumido compromiso: "garantizo que pueden contar conmigo para buscar cualquier salida" aunque también les pidió paciencia para no volver al 55 o al 76. Paciencia. Lo que se le pide a quién tiene un derecho que no se puede ejercer integramente de momento, pero que ya encontrará su hora. Paciencia entonces, que de ser perdida por estas buenas gentes nos llevará de nuevo al 55 o al 76. "Y bueno, perdieron la paciencia..." podrá decir entonces Carrió.



Al lado de esto, que haya dicho que López Murphy la acompañará en la provincia de Buenos Aires, o que Patricia Bullrich será su ministra de Seguridad en 2011, pueden parecer datos menores.



No se si este es un límite. En las patologías psiquiátricas, o en las avanzadas antidemocráticas, se arrollan todos los límites. Así que habrá mas, sin duda.

5 comentarios:

Marcelozonasur dijo...

Hoy es un recordatorio muy especial. Sera por eso que la cita trajo fotos, textos, videos... y si, debe ser eso, uno esta sensible.

Pero decir "la lucha me erotiza"... hace dos minutos termino de ver uno de los tantos videos que hay de hace 7 años... cuantos argentinos murieron ese dia?

Lo que repartio la federal ese dia... caballos, palos, latigos, gases, balas de goma... pero no al aire, al piso o a la altura debajo de la cintura... se cuadraban y apuntaban al lomo. Y ni hablar el plomo que repartieron en Avenida de Mayo... todavia estan sueltos esos hdp. Tiraron con saña... No niego que ese dia la Rosada iba a ser prendida fuego si alguno se animaba... pero para el mediodia, la represion-contencion se transformo en represion con saña... le estaba tirando el pueblo.

Pensar que algunos piensan votar a esta pelotuda... le festejan los chistes... parece que ya se olvidaron como nos fue haciendo chistes sobre lo entretenido o aburrido de alguien... ahora que va a ser? "dicen que no me erotizo"?

Lamentable.

Igrac komarac (El mosquito bailarín) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Igrac komarac (El mosquito bailarín) dijo...

Está bueno, si hubiera sido al reves y si alguien hubiera hablado de la muerte de Carrió desde el gobierno, enseguida se hubiera hablado de "mensaje mafioso".

Pero bueno es así esta hija de puta, que dudo alguien se anime a tocarla, su única experiencia sexual debe ser actualmente con un crucifijo como en el Exorcista.

Hablando de impunidad me recuerda a un diálogo mantenido en la mesa de los Golpistas, donde habian invitado a Copani para demostrar la amplitud de criterios.

Juan Acosta habla sobre la corrupcion que impera en este gobierno.

Copani le pide que de ejemplos de corrupcion

Acosta contesta: "que querés que hable, si lo hago aparezco muerto"

Mirtha: Que barbaridad!!!!

jorge oscar garcia dijo...

Carrió ha alcanzado al fin la categoría de inimputable. Siguiendo el criterio del ministro de justicia Fernández, para con los drogadictos, creo que NO le corresponde ni el escarnio ni la cárcel, sino mas bien la compasión y la urgente atención médico-psiquiatrica.

la señora bibiloni dijo...

Imaginatelo al reves. Imaginate que Cristina hubiera dicho que la batalla la erotiza y que quiere que Carrio se muera. Ya estarian pidiendole juicio politico, si no empujandola en un helicoptero...